•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A las ya conocidas modalidades del Ciberbullying y Grooming, donde el acosador está a la caza de su siguiente víctima para apabullarla de distintas formas a través de la pantalla de algún dispositivo, se suma un nuevo fenómeno que viene afectando a niños y adolescentes, conocido como “Autobullying” o también llamado autolesión digital.

La Auto lesión digital puede ocurrir mediante mensajes de texto, correo electrónico, redes sociales, etc.

El daño auto infligido digital se caracteriza por la ejecución de una publicación anónima en línea, para enviar o intercambiar contenido hiriente sobre uno mismo. Los más propensos a caer en esta extraña modalidad de autolesión, son los niños y adolescentes, ya sea por moda, ser aceptados en un grupo o, simplemente, por la necesidad de ser escuchados y así llamar la atención hacia ellos.

Esta práctica va en aumento. El niño o adolescente piensa que, al hacerlo, no afecta ni angustia a nadie. Sin embargo, un reciente estudio revela que el autobullying puede terminar en un futuro suicidio si no se trata a tiempo.

La Autolesión digital puede ocurrir mediante mensajes de texto, correo electrónico, redes sociales, consolas de videojuegos, foros de Internet y cualquier otra plataforma en línea.

Cifras en auge
“Cuando se les preguntó qué les motivaba realizar la autolesión virtual, la mayoría respondió que lo hizo por depresión”.

Un estudio realizado por la Florida Atlantic University junto a la Universidad de Wisconsin-Eau Claire, arrojó que más adolescentes, incluso hasta niños, seguirán con la tendencia del autobullying en las redes sociales. Se llegaron a entrevistar a más de cinco mil adolescentes entre doce y diecisiete años y se les preguntó con qué frecuencia se autolesionan digitalmente y qué les motiva hacerlo.

El 6% de entrevistados admitió haber caído en autobullying.

De ese grupo, el 13.2% reveló que lo hicieron muchas veces.

El 35.5% se autolesionó digitalmente solo algunas veces.

El 51.3% admitió haberlo hecho solo una vez.

Cifras realmente espeluznantes si se toma en cuenta la edad de los entrevistados. Cuando se les preguntó qué les motivaba realizar la autolesión virtual, la mayoría respondió que lo hizo por depresión, por llamar la atención, por auto desprecio, por pensamientos suicidas y hasta sólo por querer bromear con sus autolesiones.

Este mismo estudio reveló que los adolescentes varones están más predispuestos a sentir los deseos de autolesionarse virtualmente para llamar la atención o gastarles una broma a sus amigos, mientras que en menor porcentaje las mujeres lo hacen debido a problemas emocionales o depresivos.

Las redes sociales más usadas para este fin son el Facebook y el Instagram, en ellos, el adolescente se siente seguro y confiado de mostrar su dolor a través del autobullying. Frases como “Soy feo, gorda, sin gracia, inútil, o no sirvo para nada” acompañadas de un meme, son las más usadas por los jóvenes, pensando, quizá que, al burlarse primero de ellos mismos, las que vendrán luego serán menos malas y les afectará poco.

Prevención en hogar y escuela
Verónica Cagigao: “Hay que tener en cuenta que, a diferencia del acoso escolar en las aulas, el autobullying puede ser mucho más silencioso e imperceptible”.

La psicóloga Verónica Cagigao –quien se desempeña como Coordinadora de Salud Mental en el Centro Psicológico “Libera”– fue enfática al declarar que “los padres deben transmitir a sus hijos la confianza suficiente como para que recurran a ellos en caso de ayuda”.

La experta en salud mental advirtió que “hay que tener en cuenta que, a diferencia del acoso escolar en las aulas, el autobullying puede ser mucho más silencioso e imperceptible”, al enfatizar que la prevención del mismo, debe provenir principalmente del hogar y de la escuela.

Primer llamado: los padres
Es necesario que los padres se informen sobre el tipo de contenido que se puede intercambiar mediante la red y cómo influye éste en el comportamiento de sus hijos.

“Los padres -prosiguió- podrían no esperar a que su hijo les cuente, si no preguntarles si conoce algún caso en la escuela, y cómo creen que se debería actuar”.

Para ello es primordial que ellos estén informados sobre el tipo de contenido que se puede intercambiar mediante la red y cómo influye éste en el comportamiento de su niño.

“Probablemente parezca que está todo bien, incluso cree tener más amigos que se ríen con él, pero en realidad en el fondo puede estar escondiendo dolor y vergüenza”, advierte la psicóloga.

Verónica Cagigao señala que “la comunicación familiar es muy importante en estos temas, debemos explicarles a nuestros hijos que deben ser muy cuidadosos con los datos personales, que deben respetar su propia intimidad, su integridad y sobre todo hacerles saber que estaremos prestos a escucharlos, sin escandalizarnos o resondrándolos, si no aconsejándolos y siendo su apoyo ante cualquier problema”.

“También debemos tener mucho cuidado de no crear más resistencia en ellos, es decir, al momento en que lo detectamos, hay evitar hacerlos sentir mal, si no intentar explorar la causa de su conducta, preguntándoles por qué lo hacen, qué beneficios cree que recibirán, si es que perciben alguna consecuencia negativa en lo que están haciendo y, sobre todo, prestar atención en qué es aquello que les está faltando en casa, que lo buscan en otros medios”, recomienda Verónica Cagigao.

La experta explica que, generalmente, estos niños que promueven el autobullying, tienen toda una historia de problemas en casa, falta de atención, o con padres muy rígidos o muy permisivos.

Además, es fundamental que, desde el núcleo familiar, se fomenten valores como el respeto hacia uno mismo y a los demás, el amor propio, y la confianza en la familia, indica la psicóloga.

Segundo llamado, los maestros

Verónica Cagigao indica que en la escuela es importante que los maestros, auxiliares y demás autoridades se informen y capaciten constantemente sobre el tema, comunicando oportunamente a los padres la más mínima sospecha de que este problema se está presentando.

Asimismo, refiere que es necesario que se fomente el compañerismo, el diálogo dentro del aula y la promoción de actividades donde se refuercen la autoestima y las habilidades sociales. “Se debe fomentar la comunicación asertiva y crear un clima de confianza con el maestro para que los alumnos puedan comentarle cualquier dato que les parezca relevante y brinde indicios de autolesión virtual”, indicó la especialista.

En pro de la prevención

Siempre que se habla de “conductas inadecuadas” aparece el tema de sanciones drásticas para quien promueve las mismas, pero lo mejor que pueden hacer las autoridades es establecer leyes y planes nacionales en pro de la prevención de estas conductas ¿De qué forma?

– Implementando campañas de prevención sobre el tema de la mano de las municipalidades.

– Llegar a los colegios a informar sobre el tema, realizando talleres para niños y padres de familia donde se informe sobre el autobullying y cómo actuar en éstas situaciones.

– “Además, sería importante que faciliten orientación psicológica a las familias, se les informe sobre las maneras adecuadas de fomentar valores, comunicarse, establecer límites y se les brinde la ayuda que necesiten para fortalecer la autoestima y mejorar las habilidades sociales”, finalizó Verónica Cagigao.

Deja un comentario