•  
  •  
  •  
  •  
  •  

La historia de “M”

“M” es una adolescente de trece años quien, aquella vez, encerrada en su cuarto y frente a su laptop, decidió sacarse el polo para tomarse fotos y enviarlas, a través de Facebook, a un “amigo” de catorce años. Ella se sentía atraída por él, y muy coqueta, intentó ganar su atención y sorprenderlo con su belleza. “Con esta foto caerá de rodillas”, pensó.

Es necesario que los padres de familia hagan entender a sus hijos que jamás brinden datos personales, fotos o videos a quien no conocen en persona.

Pero lo que “M” nunca se imaginó, fue que su amigo virtual de catorce años, era en realidad un pervertido de treinta. Éste se había creado una identidad falsa para captar menores. Se ganó la confianza de la escolar con halagos y mensajes comprensivos cuando ella le contaba los problemas que tenía con sus padres.

Días después de esas primeras fotografías, el sujeto le pidió que se tomara otras, pero esta vez, desnuda. Ella se negó, entonces él se quitó la careta y la amenazó con publicar sus primeras fotos en Facebook para que las vean sus padres y amigos. Este caso constituye, a la fecha, uno más que engrosa las estadísticas del denominado “grooming”, que azota al país.

Grooming, el enemigo oculto

A partir de la última década se ha visto cómo el Internet ingresó con fuerza a la vida diaria de las personas, trayendo consigo nueva tecnología y formas de comunicación, las mismas que son empleadas en el trabajo, estudio, turismo virtual, conocer amigos, etc.

“Con todas las ventajas que trajo en su momento el Internet también vinieron los riesgos, peligros y un nuevo delito cibernético llamado Grooming (personas mayores que se hacen pasar por niños para ganar su confianza y luego acosarlos sexualmente), con esta nueva modalidad de ´engatusamiento´ nunca fue tan sencillo exponer la vida de niños y adolescentes a este tipo de riesgo”, afirmaron los expertos en ciberseguridad de Security Labs Perú (SLP).

A las ya acostumbradas advertencias vertidas por los padres de “No hables con extraños”, “No le abras la puerta a desconocidos”, “No aceptes dulces de gente que no conoces” – prosiguieron los expertos – se tendría que sumar “No agregues a personas que no conoces a tus redes sociales”, “No subas fotos personales a páginas públicas”, “No ingreses a salas de chats privados”, etc.

Ello porque tales argucias en línea, son utilizadas por pederastas camuflados que andan a la caza permanente de víctimas, por lo general, niños y adolescentes de 10 a 17 años, con quienes entablan lazos de amistad hasta ganar su confianza con el propósito de satisfacer sus bajos instintos.

Criminales y pervertidos simulan ser niños y adolescentes para captar a sus víctimas, acosarlas y finalmente dañarlas física y moralmente.

En el Perú, según algunas estadísticas, se puede reportar que el 14,5% de los menores ha acordado una cita por la Internet con un desconocido. El 10% fue sólo al encuentro. El 7%, no avisó a nadie antes de ir. Un 44% de los menores usuarios han sido acosados sexualmente en alguna ocasión. Un 30% ha dado su número de teléfono. El 16% ha dado su dirección física. El 90%, son pedófilos.

Entre tres y cuatro denuncias diarias de pedofilia por Internet, registra la División de Investigaciones de Delitos de Alta Tecnología (DIVINDAT), y más de cien denuncias se presentan al mes en diversas regiones del país por el mismo motivo.

Medidas de precaución

“Por ello en el Perú se espera que promulguen la Ley de Delitos Informáticos que en uno de sus artículos castiga este delito con hasta ocho años de prisión a quienes a través de Internet contacten niños y adolescentes con proposiciones de tipo sexual”, indicaron los expertos de Security Labs.

El equipo de Security Labs, brindó algunas recomendaciones para salvaguardar la integridad de los menores:

En Primer lugar, es necesario hablar con los hijos sobre el Grooming, hacerles entender la importancia de no brindar datos personales, fotos, videos, etc., a quien no se conoce de manera real, ya que en las redes sociales todo se puede manipular y no se está seguro con quien realmente se habla.

En Segundo lugar, es importante instalar un antivirus o software de control parental en la PC, Tablet o celular que utiliza el menor para protegerlo ante una situación no prevista. Esto ayudará a preservar la seguridad y confidencialidad de cuentas y contraseñas de usuarios.

En Tercer lugar, hay que instalar la computadora de la casa en una habitación de uso común, donde se pueda controlar al menor, y evitar instalarlo en el dormitorio.

En cuarto lugar, en la medida de lo posible evitar instalar una cámara Web en la computadora. En todo caso hay que procurar restringir su uso por menores de edad mediante una clave que sólo conozcan los padres.

En Quinto lugar, hay que estar alerta sobre con quienes se conversa online ya que, para los menores, un extraño puede dejar de serlo si ya han hablado un par de veces por Internet.

En Sexto lugar, es necesario involucrarse y aprender a manejar las nuevas tecnologías. Ello ayudará a saber qué hacen los menores cuando están conectados a la Internet y los posibles riesgos a los que se enfrenta.

Descenlace de “M”

La acosada niña de trece años, “M”, finalmente se atrevió a contarle a sus padres sobre la extorsión de que era víctima. La valiente actitud de “M”, fue la correcta. Este caso viene siendo investigado por la DIVINDAT, institución que ha capturado a muchos de estos indeseables criminales.

Niños y jóvenes no sólo deben evitar entregar datos personales e imágenes a quienes no conocen en el mundo real, sino que deben denunciarlos de inmediato. Tal acción, puede librar a muchos inocentes de ser lastimados por tales pervertidos.

El trabajo de dicha entidad, perteneciente a la Policía Nacional del Perú, viene impulsando operativos como el montado en la provincia de Chincha, donde se logró capturar a Giancarlo Hernández Chumpitaz, de 26 años, quien engañaba a niñas en redes sociales para abusar de ellas. Su más reciente víctima fue una niña de doce años a quien acosaba constantemente.

Otro caso similar ocurrió con Milagros, una adolescente de 14 años, quien inició una competencia con sus amigas, para ver quién podía conseguir más contactos en Facebook para atraer amigos. Ella subía fotos a su cuenta vestida de forma “sexy”. Una de sus imágenes llamó la atención de un Groomer, un abusador sexual que captaba menores por la red.

Su “amigo” comenzó a pedirle fotografías de ella desnuda, a lo cual ella accedió. Los pedidos de este contacto se hacían cada vez más insistentes, amenazaba con publicar imágenes anteriores que ella le había enviado si no accedía a sus solicitudes.

La amenazó a tal punto que la joven accedió a tener relaciones sexuales con el acosador. En febrero de 2016, la llevó al hotel Hunter (Arequipa) y abusó de ella. En octubre pasado, la hermana menor de la víctima vio una de sus conversaciones con el acosador. Se lo contó a sus padres y éstos lo denunciaron ante la DIVINDAT. Tras un cauteloso seguimiento, lograron capturar a Jhowar Moriano Salinas (28). Hoy se encuentra preso en el penal Socabaya.

Existen infinidad de casos denunciados en DIVINDAT, algunos resueltos y otros en plena investigación, pero la mayoría no son debidamente denunciados por temor, vergüenza o simplemente no saben cómo hacerlo. Es necesario cambiar de actitud y sobre todo aprender las herramientas que ofrece la seguridad informática.

Deja un comentario